• ¿Cómo obtener la financiación para comprar una vivienda en España?

  • El mercado inmobiliario de España está de enhorabuena. Hay buenas opciones disponibles en el parque residencial y los precios son muy competitivos. Aunado a ello, nuevamente se han abierto las facilidades de financiación y con ello se ha dinamizado la inversión inmobiliaria.

    A pesar de esto, para muchas personas resulta aún muy difícil acceder a una vivienda propia. Sin duda es cuesta arriba ahorrar el capital necesario para comprar un inmueble, pero hay muchas posibilidades de financiación disponibles, y a continuación te explicaremos cómo funcionan cada una de ellas.

    Hipotecas bancarias

    Este ha sido el método tradicional de financiamiento para la compra de una vivienda. Su funcionamiento es bastante simple: el banco otorga un préstamo hipotecario, equivalente a un porcentaje del valor de tasación del inmueble. Es importante destacar este punto, pues la institución bancaria no aporta el 100% del precio de compra. Generalmente la hipoteca equivale al 70% u 80% del valor de tasación. El monto faltante para cubrir el precio de venta acordado debe ser aportado por el comprador.

    Por otra parte hay que contemplar los gastos de la operación. Los costes de notaría y de tramitación de la hipoteca suelen equivaler a un 3 o un 4% del monto de la hipoteca. Este porcentaje varía de acuerdo a las políticas de cada banco.

    Igualmente los intereses de la hipoteca varían entre las entidades, por lo que es recomendable comparar las opciones del mercado. Puedes encontrar alternativas de intereses de tipo fijo, variable o mixtos. Los intereses, comisiones y gastos pueden significar una diferencia significativa en el monto a pagar.

    Presta atención también a las condiciones de pago, pues hay entidades que cobran un porcentaje por amortización total o parcial. Esto aplicaría en el caso de que decidas pagar la totalidad o parte de la deuda antes del tiempo acordado.

    Cuando estés haciendo tus cálculos no olvides que los préstamos hipotecarios son gastos desgravables en la declaración de la renta.

    Préstamo de capital privado

    Otra alternativa es solicitar un préstamo de capital privado. Generalmente estos exigen menos requisitos para su otorgamiento, por lo que resultan más fáciles de obtener, pero suelen tener intereses más altos.

    Los prestamos de capital privado provienen de empresas inversoras o personas particulares, que poseen capital y lo invierten en préstamos personales o hipotecarios dirigidos a quienes no pueden acceder a una financiación bancaria tradicional. Es una actividad que está regulada, pero aun así tiene condiciones de devolución poco ventajosas e intereses elevados. Por otra parte, si se presenta una situación de impago o retraso en el pago de las letras del préstamo pueden acarrear problemas muy engorrosos.

    Créditos personales

    Si el monto que necesitas para completar el precio de compra de tu vivienda no es muy elevado, puedes optar por un crédito personal. Estos suelen ser mucho más sencillos de tramitar.

    El inconveniente es que su cuantía es más baja, a pesar de ello puede ser una alternativa de financiación si los dos miembros de la pareja reúnen las condiciones para solicitarlos.

    Los tipos de interés de los créditos personales son diferentes a los hipotecarios, generalmente algo más altos, y el tiempos de financiación es mucho menor. En contrapartida, son más rápidos y fáciles de obtener.

    Entre la diversidad de opciones que ofrece el mercado inmobiliario, no está de más revisar las viviendas que son propiedad de los bancos, así como los inmuebles de segunda mano, que generalmente son más económicos que los pisos nuevos. Es probable que necesiten alguna reforma, pero si puedes hacerla por tu cuenta o estás dispuesto a postergar estos arreglos para más adelante, son una muy buena alternativa.

    Préstamos de familiares o amigos

    Esta es una opción muy socorrida para quienes no pueden financiar una vivienda a través de un banco, porque no cuentan con los avales, historial crediticio o cualquier otro de los requisitos exigidos. Obviamente en este caso se actúa de buena fe, pero debes saber que estos préstamos también deben hacerse cumpliendo con la normativa legal vigente y tienen cargas impositivas. Su gran ventaja es la flexibilidad que por lo general otorgan para su devolución, así como las bajas o nulas tasas de intereses que pueden acordar los involucrados.

    Alquileres con opción a compra

    Seguramente te has topado con algún anuncio de alquiler que menciona esta figura. Se trata de una práctica que ha ganado popularidad por las ventajas que ofrece a ambas partes. Existen varias modalidades pero suelen tener en común la firma de un contrato de alquiler de larga duración, en el que las cuotas mensuales se destinarán a la compra del inmueble.

    Es bastante frecuente que se exija un cierto monto como señal y, que el resto del precio se pague durante el tiempo estipulado en el contrato de alquiler, que suele ser de varios años. El comprador tiene la oportunidad de reunir el dinero restante, sea mediante el ahorro o solicitando alguna de las opciones de financiación que hemos mencionado. Lo interesante es que el precio de la venta se va reduciendo con el pago del alquiler mensual.

    ¿Estás listo para comprar tu vivienda? ¿Cuál de estas alternativas de financiación se ajusta a tus necesidades?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
PULSA AQUÍ PARA LLAMARNOS